[ A+ ] / [ A- ]

Así pues, ya que han aceptado a Cristo Jesús, el Señor, compórtense conforme a su voluntad, arraigados y edificados en él, apoyados en la fe tal como les fue enseñada y dando siempre gracias a Dios. Estén atentos para que nadie los seduzca con filosofías y argumentos estériles inspirados en tradiciones humanas o en poderes cósmicos y no en Cristo. (Colosenses 2,6-8)

En esta carta de san Pablo a los cristianos de Colosas, uno de los ejes centrales que se aborda es este tema de no caer ante la seducción de filosofías extrañas, y lo hace como una advertencia por las demás comunidades que se habían dejado guiar por esos pensamientos y enseñanzas y se habían alejado de Cristo y su Buena Noticia. Es una clara invitación a poner atención a lo escuchaban o buscaban escuchar, ya que lo presentado era tan llamativo para cualquiera, pero mas para aquel que no tenía realmente cimentada su fe en Cristo.

Mensaje que se hace actual, ante una realidad tan globalizada y relativizada que experimentamos, es muy fácil dejarnos guiar por pseudo-enseñanzas de fe, e incluso hacerlas parte de nuestro ser cristiano, dejamos de ir a la fuente principal de donde nos debemos nutrir y buscamos el “enriquecernos” por tantas cosas que están alejadas de la doctrina y que por ende justificamos para poder seguir realizándolo e incluso para seguir transmitiéndolo.

Nuestros sentidos deben estar abiertos para recibir solo lo que viene de Dios, en el tiempo actual es necesario que seamos una Iglesia que esta unida a Cristo y su Misterio Pascual tanto como las primeras comunidades cristianas, es momento de edificarnos en lo que viene de Dios; todo lo que no proviene de Él se nos presentará tan llamativo y resultará sumamente gratificante que es por ello necesario estar atentos. Es necesario que encontremos en el entorno que nos desenvolvemos aquellas filosofías extrañas o argumentos estériles para poder alejarnos y seguir en nuestro camino de fe, cada vez mas esperanzados y unidos en el amor.

Incluso reflexionemos si lo que podemos llegar a compartir o enseñar viene dado por una adhesión a Dios, a la Iglesia y su doctrina o seguimos caminos que pensamos son y están bien, siendo que en realidad es que intentamos hacer que la fe que profesamos embone en aquello que nosotros pensamos es bueno o que se manifiesta como bueno, sin malicia.

Como recomendación busca el nutrirte de la Sagrada Escritura, la Tradición y el Magisterio, también de la literatura que viene de los escritos de los santos, reflexiones y escritos que vayan acorde a lo enseñado por la Iglesia. Hay una frase que me decía un amigo sacerdote hace algún tiempo “deja de buscar afuera de lo que adentro está lleno y hay a montones”.

Nota: A ti que sigues el blog te informo que esteré subiendo las reflexiones Domingos y Jueves a las 11 am. Gracias por leerlo y compartirlo, compártenos en los comentarios tu reflexión.

A %d blogueros les gusta esto: