Cada año, en el cuarto Domingo de Pascua, la Iglesia reflexiona en la liturgia en la figura de Cristo, el Buen Pastor. Y también se suele orar especialmente por los seminarios diocesanos, pues el carisma particular de los sacerdotes diocesanos es ser como el Buen Pastor.

Read more